Por Antoni Torres, presidente de FEFAC

Es bien cierto que el pasado no se puede cambiar, pero también lo es que es conveniente aprender y extraer lecciones para aplicar en el futuro.

También es del todo cierto que, en un entorno como el europeo que busca la equiparación de derechos, oportunidades y obligaciones para lograr una sociedad más social, rica y plural, ir en sentido contrario a dicha dirección no parece la mejor opción.

Veamos un ejemplo del pasado

Se dio cuando, en pleno periodo de impagos, desde PIMEC se lideró un frente de todas las pequeñas empresas y autónomos del ámbito sanitario como son las farmacias, ortopedias, residencias geriátricas y distribución de medicamentos. Entre todas sumábamos 2.000 millones de euros y era imperioso cobrarlos del Plan de Pago a Proveedores de forma inmediata. Para conseguirlo, habíamos explorado todas las vías posibles y, como recordaréis, parecíamos una pelota entre ambas Administraciones, hasta que organizamos un acto ante los medios de comunicación explicando que habíamos llegado al límite de solvencia y que la sostenibilidad del sector se quebraría si no cobrábamos en dos días, consiguiendo un gran impacto mediático y social que aún hoy es nombrado por los líderes políticos.

Recibimos el soporte de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM), organización de carácter nacional fundada y liderada por PIMEC que agrupa más de dos millones de empresas de toda España, así como de los Colegios de Farmacéuticos, Cámara de Comercio de Barcelona, Casi todo el mundo sumó sus esfuerzos. Bien, todo el mundo no, como ahora veréis.

Obviamente, pedimos también soporte a Foment del Treball para hacer un frente más amplio y unitario, dado que también había empresas grandes con problemas de cobro. La respuesta fue que ellos no estarían, la razón no me corresponde a mi interpretarla. En el peor momento de los pequeños, los grandes no estaban interesados. ¡Lección a aprender y aprendida!

La consecuencia de aquella rueda de prensa realizada en PIMEC, multitudinaria y de alto impacto mediático, fue que a las 24 horas cobrábamos la deuda.

Veamos ahora el ejemplo europeo

Francia, Italia y la propia Unión Europea tienen dos organizaciones independientes que representan a las pimes y autónomos por una parte y a las grandes empresas por otra. El motivo más evidente es que las grandes son en muchos casos las que contratan a las pequeñas y medianas, los intereses son también en muchos casos contrapuestos y por tanto hacen falta estrategias y acciones diferentes,. por organizaciones diferentes Toda contraposición de intereses se equilibra mediante la representatividad de cada grupo en la defensa de sus necesidades y intereses, y esto solo puede lograrse disponiendo y formando parte de organizaciones separadas, independientes y lo más representativas posible.

Y ahora un ejemplo social.

Lo mismo sucede entre sindicatos de trabajadores y patronales. Su agrupación en una única organización, los predemocráticos sindicatos verticales que para lograr una sociedad más justa y equilibrada fueron sustituidos por las patronales y los sindicatos de clase.

El objetivo de estas divisiones es siempre obtener relaciones equilibradas entre las diferentes partes mediante el diálogo social, uno de los pilares importantes de una democracia, para poder representar y defender los intereses de todos. El diálogo social es sin duda el que permite a los grandes países avanzar, gracias a la concertación.

Veamos ahora que sucede en el mundo de las organizaciones representativas empresariales

En España, excepto en Cataluña, las pimes y autónomos están representadas en buena parte por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME). Esta es una organización que depende de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que es la organización empresarial que representa a las grandes empresas. Así, a diferencia de Europa, pequeñas y grandes están bajo la misma organización, CEOE. Los autónomos, hasta ahora, se agrupaban principalmente en la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). Actualmente, ATA está decidida y en proceso de unión a CEOE, hecho absolutamente legítimo, pero que no sigue el paralelismo europeo, al unir a grandes y pequeñas empresas, bajo una misma organización, CEOE.

De este modo, CEOE, bien pronto, englobará tanto a las grandes, como a las micro, pequeñas y medianas a través de CEPYME y también a los autónomos a través de ATA. Este hecho, impensable e inexistente en Europa, deja en evidente inferioridad a las más pequeñas ante las más grandes, impidiendo relaciones equilibradas i equitativas entre diferentes y consiguientemente ralentizando el avance del país al eliminar la concertación empresarial.

En Cataluña, la situación es muy diferente por razones históricas, dado que la sociedad civil tiene una larga tradición de asociacionismo, para las grandes empresas existe Foment del Treball, lo que es CEOE en España, de quien también dependen depende FEPIME, siguiendo el modelo de la CEOE con CEPYME. El hecho diferencial del resto de España es que aquí existe PIMEC, Patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña, y Autónomos Pimec, que representa los intereses de estos. Ni a PIMEC ni a Autónomos Pimec les une ningún tipo de vínculo con Fomento ni con FEPIME, siendo organizaciones absolutamente independientes.

Por lo que respecta a los autónomos, PIMEC, que es la organización más representativa de Cataluña, cuando en el año 2010 se midió la representación de autónomos por primera vez en España, aportó 144.000 autónomos, de los 440.000 que aportó ATA a escala nacional. PIMEC, dado su peso dentro de ATA, ostenta la vicepresidencia. En Cataluña, cuando se midió la representación de autónomos, la primera y más importante es Autónomos Pimec, la siguiente es CTAC, vinculada a UGT, a mucha distancia en representación de Autónomos Pimec.

El conflicto del que últimamente hemos informado es la oposición de PIMEC a la integración de ATA en CEOE, porque entendemos que provocará la pérdida de equilibrio en las relaciones entre grandes y pequeñas empresas o autónomos.

Estos ejemplos muestran la importancia de la coherencia y posicionamiento, los compañeros de viaje, y la fuerza que da pertenecer a organizaciones como PIMEC y Autónomos Pimec, que nos defienden y nos representan con idéntico posicionamiento que el nuestro, porque realmente somos nosotros. También nos demostró por la vía de los hechos, con quiénes se puede contar cuando vienen mal dadas.

De la dura experiencia relatada al principio, nace por qué desde hace muchos años FEFAC pertenece a PIMEC y no a Fomento ni FEPIME, a diferencia de la empresarial española que sí pertenece a CEOE. Aquella decisión, que se tomó en Juntas de FEFAC anteriores, de no alinearse en el entorno CEOE y de pertenecer a PIMEC y posteriormente participar activamente, tanto en la Junta directiva de Autónomos Pimec como en la de PIMEC, ha resultado claramente coherente y acertada, tanto estratégicamente como por los resultados alcanzados, y explica por qué nos oponemos a participar de una integración de PIMEC Autónomos vía ATA, a CEOE.

Ahora, mirando hacia adelante, lo más próximo es el inicio de un proceso de gran importancia, la acreditación de la representatividad de las organizaciones patronales con carácter de más representativas. Es un hecho muy importante para todos los pequeños, pero todavía más para los autónomos como nosotros, que somos de los más pequeños, los farmacéuticos titulares, sin importar la medida de la farmacia, ni si tiene empleados o no, porque hablamos de reivindicar los derechos de los autónomos, como por ejemplo el recientemente conseguido derecho a la baja por maternidad sin perder cotización, de los que si gozaban la resta de trabajadores por cuenta ajena.

Solo la presión, el diálogo y estar unidos, por tanto, la tarea de representación y negociación desde organizaciones independientes, se logran resultados satisfactorios, relaciones equilibradas, justas y equitativas.

Es necesario respetar los legítimos intereses de los grandes y ser conscientes que en el mundo empresarial podemos tener todos, un tanto por ciento muy importante de puntos e intereses en común, pero también tener muy claro que para poder defender los intereses que no tenemos en común y que en muchos casos son contrapuestos, como, por ejemplo, energía, compra pública, pagos, etc. necesitamos estar todos correctamente representados, porque además ésta es una de las vías para gozar de una sociedad justa, próspera y con capacidad de crecimiento.

FEFAC - Federació d'Associacions de Farmàcies de Catalunya

Ubicació

C/ Casanova, 84-86 Entr. 1ªC
08011 Barcelona

Telèfon

Tel. 93 323 24 22

Contacte

Empresarials que formen part de FEFAC

A.G.F.E Associació Gironina Farmacèutica Empresarial

AFB - Associació de Farmàcies de Barcelona

AFET - Associació Gironina Farmacèutica Empresarial

AFET - Associació de Farmacèutics amb Oficina de Farmàcia a Tarragona

A.G.F.E Associació Gironina Farmacèutica Empresarial

A.G.F.E - Associació Gironina Farmacèutica Empresarial

AFELL - Associació de Farmacèutics Empresaris de Lleida

AFELL - Associació de Farmacèutics Empresaris de Lleida

Col·laborem amb
Frena el sol, frena el lupus
La farmàcia, el cor del barri
Amb la col·laboració de
CaixaBank